Jornada de divulgación científica en el Colegio Mayor Argentino en Madrid



El 18 de noviembre becarios y becarias del programa de intercambio académico del Ministerio de Educación y de la Fundación Carolina participaron de las Jornadas de Divulgación en el Colegio Mayor Argentino (CMA) en Madrid.

 

Se trató de un encuentro abierto a todo público que tuvo el espíritu de compartir lo que cada uno investiga como una manera de estrechar lazos y acercar los distintos campos del conocimiento a las personas interesadas. Este tipo de intercambio fomenta el posterior desarrollo de actividades interdisciplinarias y en lo cotidiano, fuera de la actividad académica, constituye un aporte para adquirir elementos para hallar información de calidad en internet y poder discernir entre lo que tiene sustento científico y lo que no, entre lo que es producido por gente que conoce de un tema y lo que da lugar a noticias falsas.

 

Durante esta jornada inaugural del ciclo los expositores fueron exclusivamente becarios del Programa de Becas Internacionales del Ministerio de Educación y de la Fundación Carolina que residen en el CMA.

 

El encuentro se estructuró en dos bloques. La primera oradora fue la doctora Ivana Mihal, representante del Laboratorio de Investigación en Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de San Martín y de CONICET, quien se refirió al libro académico como elemento simbólico y de construcción y circulación del conocimiento. Según su investigación, las publicaciones resultan clave a la hora de posicionar y difundir los resultados de una investigación y de dar a conocer ideas, problemáticas y saberes, principalmente en las Ciencias Sociales y Humanas.


Luego fue el turno de Emmanuel Ale, especialista en el estudio de productos naturales como alternativas terapéuticas. Este doctor de la Universidad Nacional de Tucumán remarcó la idea de que el incremento de resistencia bacteriana a antibióticos comerciales y el potencial daño ecológico ocasionado por tratamientos químicos antibacterianos derivan en una emergente búsqueda de posibilidades terapéuticas que centran su atención en prácticas ancestrales y en el uso de plantas.

 

Posteriormente, la doctora Belén Raggiotti, de la Universidad Tecnológica Nacional de Córdoba, desplegó su investigación sobre la durabilidad del hormigón armado ante fenómenos de corrosión. La becaria resaltó que las estructuras de hormigón generalmente se diseñan para una vida en servicio de 50 años, sin embargo, muchas de ellas, en ambientes urbanos y marinos, comienzan a deteriorarse al cabo de 10 a 20 años e incluso a menor edad.

 

Tras una merienda compartida, se desarrolló el segundo bloque de exposiciones. El magíster Adrián Segura, del Centro de Investigación, Desarrollo y Transferencia de Materiales y Calidad de la Universidad Tecnológica Nacional de Córdoba, disertó sobre asfaltos con incorporación de neumáticos fuera de uso. Su investigación le permitió asegurar que el reciclado de estos objetos genera un beneficio ambiental y mejora las prestaciones de los pavimentos asfálticos.

 

A continuación, Ema Sabre, miembro del Centro de Investigación y Tecnología Química de la Universidad Tecnológica Nacional y de CONICET, se refirió a las tecnologías sustentables para la producción de químicos finos. La magíster se explayó sobre el diseño de sistemas catalíticos heterogéneos para transformar compuestos orgánicos de manera eficiente y selectiva, en condiciones suaves (temperatura < 100 ºC), que permiten el ahorro de energía, empleando arcillas naturales como promotores de catalizadores y reactivos que minimizan la generación de efluentes contaminantes.

 

Natalia L. Calvo, integrante del Instituto de Química de Rosario, de CONICET y de la Universidad Nacional de Rosario, expuso sobre la relevancia del polimorfismo cristalino en la industria farmacéutica. Esta doctora explicó que un fármaco puede existir como dos o más formas o estructuras cristalinas (polimorfos). Estas tienen propiedades físico-químicas que impactan en el procesamiento de los fármacos o en sus productos formulados (mezclado, flujo de polvo, compactación) y en la calidad o el desempeño de sus formulaciones (estabilidad, disolución y la velocidad con la que un principio activo pasa a sangre). Esto hace que el control de las formas cristalinas resulte esencial.

 

“¿Hay vida después de la Real Academia Española?” fue el singular título de la exposición de María Mare que cerró este primer encuentro en el CMA. Desde la perspectiva de esta doctora de la Universidad Nacional del Comahue y de CONICET, la investigación en lingüística, entendida científicamente, es central para pensar las lenguas sin los anteojos de la normativa y valorar esa diversidad tan propia de la especie humana. “Cuando nos sacamos el cartel de ‘se dice así’ y nos acercamos a las lenguas desde la curiosidad, encontramos un mundo realmente fascinante, que vale la pena explorar e intentar explicar”, afirmó la especialista.

 

La jornada finalizó con preguntas de los asistentes y debates acerca de las diversas temáticas que se dieron a conocer.